La microbiología es una rama que integra la biología y ejerce un papel muy importante en el ámbito de la salud y la medicina, puesto que se encarga de estudiar los microorganismos. Ahora bien, ¿conoces la diferencia entre un bacteriólogo y un microbiólogo? A continuación te la explicamos. Recuerda que si te interesa la bacteriología puedes acceder al Máster en Microbiología Clínica, una formación especializada que te permitirá profundizar y especializarte en este ámbito.

¿Qué es la microbiología y de qué se ocupa?

La microbiología es la ciencia que estudia los microorganismos, los seres vivos que son invisibles para el ojo humano y solo se pueden ver mediante el uso de microscopios. Aunque han pasado más de 300 años desde el descubrimiento de los microorganismos y hasta a día de hoy se han desarrollado amplios conocimientos en este campo científico, se trata de una ciencia que está en continua exploración.

La mayor parte de microbios que se analizan son patógenos para el hombre. De ahí que ello se relacione con categorías de la medicina como la epidemiología y la patología. Además, dentro de la microbiología hay distintas áreas; la micología, la virología, la protozoología y la inmunología.El principal objetivo de los microbiólogos es comprender cuáles son las actividades perjudiciales y beneficiosas de los microorganismos. A partir de ahí, se puede adaptar la forma de aumentar los beneficios y reducir o, incluso, eliminar, los daños.

Diferencias entre el bacteriólogo y el microbiólogo

Tanto el bacteriólogo como el microbiólogo estudian los microorganismos, como los virus y las bacterias. Ahora bien, el bacteriólogo se centra más en aquellos microbios que son la causa de enfermedades humanas y de algunos animales, mientras el microbiólogo estudia la amplia variedad de microorganismos y busca sus fines industriales.

De esta manera, la bacteriología es la rama de la biología que tiene el objetivo de pronosticar y controlar la evolución de las enfermedades en una población. Asimismo, esta especialidad valida los procedimientos de apoyo diagnóstico en el laboratorio. Por otro lado, la microbiología investiga las causas de las enfermedades contagiosas, como el Covid-19, por ejemplo, estudiando los microorganismos.

Dónde estudiar microbiología clínica

Si tienes vocación por el ámbito de la investigación, especializarte en microbiología en una muy buena opción. Este tipo de formaciones promueven competencias relacionadas con los ámbitos de la industria sanitaria y permiten identificar los tipos de microbiologías, tanto la clínica como la molecular.

Para ampliar los conocimientos y habilidades en este sector una opción es cursar el Máster en Microbiología Clínica de nuestro centro. Un programa académico que permite aprender las técnicas básicas que aplican  los microbiólogos, los medios de cultivos y métodos de análisis bacteriológico. Otras fuentes de aprendizaje son la clasificación de las protobacterias, las bacterias gram positivas y las espiroquetas. Asimismo, durante el máster se identifican las bacterias y hongos de interés clínico y se distinguen los tipos de antibióticos y los fármacos antifúngicos, así como sus respectivas aplicaciones.