Desde hace bastante tiempo, la biotecnología alimentaria ha formado parte del proceso de producción de los alimentos. Aun así, es ahora cuando se están desarrollando nuevas técnicas para emplear esta disciplina de una forma adecuada y aprovechar todos sus beneficios. ¿Para qué sirve y en qué consiste? En el siguiente artículo podrás dar respuesta a estas cuestiones. Además, en Instituto Europeo de Química, Física y Biología impartimos el máster en biotecnología alimentaria con el que podrás especializarte en el sector.

¿Qué es la biotecnología en los alimentos?

La biotecnología alimentaria es una ciencia que permite cambiar los genes de las distintas fuentes de las que nos alimentamos, como las plantas, los animales y las frutas. Su finalidad es, principalmente, mejorar la calidad de estos productos. Así pues, consiste en una disciplina que se encarga de diseñar, producir, modificar y comprobar los resultados en los sistemas biológicos y organismos vivos de los alimentos.

Por consiguiente, en este sector se aprovechan al máximo los avances científicos para evolucionar en la producción de alimentos, intentando conseguir productos saludables y seguros. Otro de los hitos de la biotecnología en el ámbito de la alimentación es que ha hecho posible que la producción de comida sea mucho más económica, duradera y resistente a plagas u otros riesgos no deseados.

Aplicación de la biotecnología alimentaria

Más allá de conocer en qué consiste la biotecnología de los alimentos, puedes aprender otros aspectos interesantes del sector. Por ello, en los siguientes apartados te explicamos cuáles son las principales aplicaciones de la biotecnología, las que son más habituales.

En los productos de origen animal y vegetal

Son diversas las aplicaciones que tiene la biotecnología de los alimentos en este ámbito. De hecho, nos beneficiamos de algunas de ellas sin darnos cuenta, como son:

  • En los cultivos transgénicos (precisamente son los cultivos que son genéticamente modificados mediante ingeniería genética). Así, se logra que las plantas tengan resistencia frente insectos o que toleren herbicidas.
  • Para producir proteínas que son necesarias para las personas, como en productos lácteos.
  • También se llega a desarrollar y criar animales con modificaciones genéticas. Por ejemplo, hay peces que son de mayor tamaño gracias a la biotecnología.
  • Por último, su implicación es clave en los productos consumidos a gran escala. Su finalidad es que la producción sea más rápida y contenga mayores nutrientes.

Para el procesado y la conservación alimentaria

Además de añadir nutrientes y hacer que el proceso sea más rápido, lo cierto es que la biotecnología puede lograr que los alimentos adquieran ciertas propiedades que potencien la durabilidad del producto. En esta parte destaca la utilización de microorganismos, como las levaduras para el pan. Otras aplicaciones destacadas son las siguientes:

  • Se usa para producir enzimas, aditivos, conservantes y otros productos.
  • También es útil para generar vitaminas o aminoácidos, entre otros complementos.
  • Es esencial para los cultivos probióticos.
  • En los lácteos, la biotecnología suele aplicarse sobre todo en la producción del yogur.

Beneficios y desventajas de la biotecnología en la industria alimentaria

Este ámbito está siendo cada vez más estudiando porque se han identificado multitud de beneficios. Es algo evidente teniendo en cuenta las facilidades que otorga a los agricultores, consumidores, las empresas y a los alimentos. De hecho, el medio ambiente también se ve beneficiado por la biotecnología. ¿Te gustaría saber todo lo que ofrece este sector científico? En este apartado conoceremos sus principales ventajas:

  • El sabor de los alimentos mejora: los avances de la biotecnología han logrado que diversos alimentos dispongan de un mayor y mejor sabor. Entre estos productos se encuentran los tomates, las sandías, las berenjenas, entre otros.
  • Seguridad alimentaria: aparte de todo lo que ya hemos nombrado, la biotecnología sirve para que los productos, sobre todo los que provienen de los cultivos, tengan mayor resistencia frente a enfermedades y no se debiliten con facilidad. Por lo tanto, hay mucha más seguridad a la hora de consumir alimentos, ya que la probabilidad de sufrir patologías es menor.
  • La comida es más fresca: la explicación está en el tiempo de maduración de las verduras y frutas. Al estar modificadas, son muchos los productos que tardan más en madurar, por lo que suelen estar más frescos.

Por otra parte, también existen algunos inconvenientes a la hora de consumir alimentos que han pasado por un proceso de transformación con ayuda de la biotecnología:

  • Si no se lleva un control de las modificaciones, es posible que algunas especies naturales de fruta o verdura terminen por desaparecer.
  • Según la OMS, los alimentos modificados pueden llegar a cambiar también el desarrollo y la salud de las personas.
  • Ya que hay animales que consumen estos productos agrícolas, los alimentos modificados pueden provocar efectos indeseados en ellos.
  • Algunas personas podrían sufrir reacciones alérgicas con estas modificaciones.

Cómo formarse en biotecnología alimentaria

Ahora que ya conoces mucho mejor el ámbito de la biotecnología alimentaria, es posible que quieras profundizar más en este campo de las ciencias. Aunque se emplea desde hace mucho, es ahora cuando más estudios se están realizando para hacerla mucho más eficaz. Así pues, si quieres contribuir profesionalmente al desarrollo y la aplicación de la biotecnología en la industria alimentaria, estás en el lugar adecuado. ¿No sabes cómo obtener formación? En nuestro Instituto Europeo de Química, Física y Biología encontrarás la especialización en biotecnología alimentaria con la que desarrollarás competencias y habilidades clave para desenvolverte en este sector científico.

A través del temario y los recursos del máster adquirirás experiencia en relación a la biotecnología y su aplicación en los alimentos, en el DNA, los genes y genomas, los alimentos fermentados, los efectos sobre la salud y la nutrición, la tipología de alimentos transgénicos, la seguridad alimentaria y el plan de gestión de alérgenos. Y si prefieres aumentar tus competencias en un área más concreta de este ámbito, también contamos con una certificación superior en seguridad en biotecnología, que puede ajustarse a tus objetivos y necesidades personales y profesionales.